lunes, 1 de septiembre de 2008

Mission: Sants 2008. Status: Failed

Snif. Al final la cosa ha terminado como me pensaba, aunque no como quería que fuese. He terminado con 5.5 de los 10 puntos posibles (+5 -4 =1), una marca más que notable para mi ELO, aunque realmente mala para el nivel que, creo, tengo. Y es que modestia aparte (¿yo? ¿modestia? ajaj), creo que tengo nivel para haber hecho 7 u 8 de 10 tranquilamente, pero me falla otra cosa igual de importante, la experiencia. No sé cómo afrontar las partidas cuando quiero ir a ganar. Y es que en las cuatro partidas que perdí decidí ir a por todas. En la primera me salió bien, pero más tarde perdí los papeles por exceso de confianza. En la segunda derrota, en una posición absolutamente muerta, de tablas muertas, sin ningún tipo de juego para ambos lados, me dije que ya estaba harto de esa mierda y decidí quemar el tablero. Volvió a salirme bien, pero otra vez hice un pequeño error que volvió a terminar con mi ataque y darle al rival un contraataque demoledor. En la tercera, decidí quemar el tablero otra vez pero ya en la apertura y creo que me salió bien, aunque otra vez el cuento de siempre, no me contenté con una posición superior, fui a más y el que se terminó quemando fui yo. En la cuarta derrota, otra vez cree un esquema de ataque que me sonaba de haber visto pero no resultó en una mierda y terminé cayendo en un final perdido.

Y es que lo más curioso, porque de las cinco partidas que he ganado, todas menos una han sido la mar de tranquilas, jugando fácil y aprovechando los errores del rival para llegar a un final favorable a mi, sin buscar más complicaciones. Es decir, cuando voy a ganar, irremediablemente pierdo. Y cuando voy simplemente a jugar tranquilo, prácticamente siempre gano. No sé, no entiendo nada, no sé cómo funciona este juego, no sé cómo tengo que jugar a ganar, supongo que esa manía de lanzar el ataquito para ver si cuelan un par de truquitos guarros es demasiado primitiva para que resulte.

Sea como fuere, ajedrísticamente no ha sido un torneo para recordar ni para mi ni para Alsina ni para los Martorell, ¡que hi farem!

Oh, el torneo lo ganó Fatollah con 10 de 10... ains, lástima que perdí las que perdí de la manera que las perdí, tengo unas ganas que me muero de jugar con él.

Bueno, otra vez será.

Sea como fuere, este torneo siempre es espectacular y vaya como te vaya siempre dan ganas de que no se termine. Ver a 500 personas jugando a la vez es... no sé, tiene algo que hace que me alegre el día.

Que por cierto, aquí hay varias fotos de algunos jugadores, es curioso darse una vuelta. No, no salgo.

En fin, me piro a Bilbao unos días, ya diré argo -si el avión es capaz de mantenerse en el aire..., si no, ya digo que os quiero a todos-.

Saludos y gracias si alguien me dio apoyo moral durante el torneo, te lo agradezco de veras XD

3 comentarios:

Zim dijo...

500 personas jugando a la vez... y como se ponen de acuerdo sobre que pieza mover?

tabris dijo...

Antiguamente se ponían todos de acuerdo intentando persuadir a los otros con argumentos racionales en plan "no, no, no puedes jugar esa porque te hacen esa y esa otra y ya puedes plegar", pero era muy aburrido y ahora se emplema un plan alternativo: se decide con barro, y con puños. Es bastante divertido, se hacen dos equipos, por ejemplo el "peóndedama" y el "peónderey" y entonces se van todos al barro y el último en pie, mueve. Después, dependiendo de quién gane, se vuelven a hacer dos equipos, porejeplo "décinco" y "caballoefeseis" y enga, suma y sigue. Está guai, lo malo es que las reglas prohíben sacarse los ojos los unos a los otros... :( Todo se andará.



... bueno, no es del todo así, pero creo que voy a enviar una carta a la Federación Catalana de Ajedrez XD

Zim dijo...

Entonces...

Que televisen Torneos de Ajedrez femenino ya!

XDDD