domingo, 13 de septiembre de 2009

Lovers to friends, friends to ashes.

A él le encantaba pasear después de las tormentas de verano, adoraba ese ambiente otoñal, ese recuerdo inmediato del calor y, sin embargo, pasear bajo los árboles goteando, con las manos en los bolsillos de los tejanos y un cigarrillo en la boca. Además, ya terminaban las vacaciones y empezaba una etapa nueva. No tan solo empezaría las clases otra vez, sino que lo haría con intenciones concretas, además iría a vivir a otra parte y sobretodo volvería a verla. No, no era otro estúpido fin de verano como cualquier otro, tenía la firme sensación de que estaba a punto de terminarse algo y empezar otra cosa. No sabía el qué, pero esa sensación de pérdida en pro del avance le invadía.

E inmerso en sus pensamientos, tropezó con una chica, de la cual no había vuelto a saber nada desde que eran prácticamente niños. Su melena dorada había adoptado ahora un color castaño, como remarcando que ése era un cuerpo que no había descansado en los largos diez años que habían pasado. Advirtió por su mirada y por su cara que no estaba pasando por un buen momento, y ella le confirmó que no, que justo salía de una operación muy complicada de la que había sobrevivido por los pelos y que, a pesar de todo, la enfermedad reaparecería, quizá dentro de diez años, quizá dentro de diez minutos, pero lo haría y volvería a ponerla en el filo. Aseguró que se lo tomaba con humor, ya que nada más podía hacer. Él sintió un escalofrío y se imaginó el infierno por el que debía estar pasando esa ya mujer. Sabía que las páginas del calendario van cayendo, pero no lo había comprendido hasta ese mismo instante.

Charlaron un largo rato, se desearon suerte y se despidieron hasta otra ocasión, remarcando el deseo de que ojalá no pasaran otros diez años. Los dos estaban seguros de que volverían a verse, pero cuando él miró atrás y ya no la vio, tuvo una extraña sensación.

Y así, paso tras paso, caminó hacia adelante.

-

2 comentarios:

Marta dijo...

:)

Dorian dijo...

"que justo salía de una operación muy complicada de la que había sobrevivido por los pelos"

Me ha hecho gracia lo de "por los pelos", porque justo antes hablabas del pelo de la muchacha y tal xDDDDD

En fin, qué idiotez. Es mi observación tonta del día.

Está chulo el relato, pensaba que éste era un blog sobre física :D xD