jueves, 7 de agosto de 2008

Nip/Tuck




Vaya, quién iba a decir que hablaría antes de Nip/Tuck que de Lost en el blog... pero bueno, es que tengo la excusa que están dando la quinta temporada por TV3 y bueno, vengo a decir la mía.

Hará unos meses vi que la daban por TV3, enganché a mitad de la tercera temporada y la seguí hasta el final de la cuarta, cuando pararon. Me gustó mucho y me puse a rebuscar y después miré las dos primeras temporadas, revisé lo que me faltaba de la tercera y después fui a por la quinta. La sexta empezará a emitirse en enero de 2009, según tengo entendido.







Qué decir de la serie... ha ganado un porrote de premios, así como los actores que interpretan a Julia McNamara (¡qué desilusión cuando descubrí que se escribía así y no "Magnamara"!) y a Christian Troy, ha recibido muchas críticas y censuras, algunos de sus capítulos han reventado todos los récords de audiencia... pero en cuanto a la serie en sí misma se puede definir como una especie de drama protagonizado por un triángulo amoroso entre dos cirujanos plásticos y la mujer de uno de ellos. ¿Y qué hay de especial en ello? Pues que no es otra estúpida serie de médicos. Es decir, el telón de fondo real es la estética, la belleza y el deseo y toda la serie es un viaje un tanto extraño al fondo de estos conceptos.

Esto es especialmente notable en la primera temporada de la serie -la mejor, en mi opinión-. Uno se da cuenta que la mente que hay detrás de las cámaras no le importa tanto contarnos una historia como mostrarnos la estética de esa historia, estética tanto visual como sonora, por ello los protagonistas son cirujanos plásticos que se mueven por la alta sociedad y por ello también se ha elegido un surtido de canciones exquisito, desde clásicos de los años 60 y 80 hasta música electrónica.

Pero personalmente, esta sensación se va apagando a medida que pasan las temporadas. Hasta digamos la tercera la sensación que cuento creo que es bastante cierta. Sin embargo, quizás en la cuarta esta impresión se apaga un poquito y en la quinta ya sí que es un escándalo. Para mucha gente la quinta temporada es la mejor, pero yo creo que es un auténtico despropósito. La serie pasa de ser una serie sobre la estética donde los personajes son cirujanos estéticos a ser una serie con tipos con problemas que son cirujanos estéticos. Las historias personales se ponen en un plano infinitamente superior y hace que todo se desequilibre un poco, sumado a un toque de humor que no viene a cuento y que entorpece el desarrollo de la trama. Creo personalmente que la serie pierde muchísimo con esta quinta temporada, pero bueno, se salva porque Eden Lord -AnnaLynne McCord- está buenísima y poca cosa más.

Pero bueno, sea como fuere, recomiendo ver la serie. Se lo merece por algunas historias de algunos pacientes -muchas de ellas sacadas de casos reales, por muy surrealistas que parezcan-, por la primera y tercera temporadas, porque los últimos episodios de temporada son inolvidables, sobretodo el de la tercera, porque algunas escenas te llegan al alma, porque la banda sonora es es recopilatorio impresionante, por conocer a Christian Troy, porque suena el mejor tango que he escuchado en la vida en una escena impagable, por darse cuenta que uno se equivocó estudiando física, que con la medicina privada uno se hace rico sin darse cuenta (XD), y porque bueno, merece la pena.

Y tal, saludos.

1 comentario:

Casañas dijo...

Parlant de Nip Tuck... No se si eliminar-te de favoritos.